Ellos si que saben vender!

Desde el momento de su lanzamiento y especialmente durante los últimos días, muchos de nosotros hemos visto la invasión del iPhone en los sitios que leemos frecuentemente.

Encontramos chismes sobre las medidas de seguridad para el envío de los equipos a los puntos de venta, los memos internos de AT&T, evaluaciones de todo tipo, tarifas y una que otra historia bien contanda en torno al aparitico este.
En fin… “parece” que la Internet anda de frenesí con el lanzamiento del último gadget del momento.

Ante semejante avalancha de información sobra un comentario mas sobre el iPhone en si.

Lo que me parece interesantísimo es analizar el andamiaje de mercadeo que ha montado Apple sobre su producto estrella y que nos tiene a todos en ascuas esperando su lanzamiento.

¡Es un teléfono!

Para empezar, nunca antes había visto un despliegue mediático tan impresionante por el lanzamiento de un teléfono móvil. Por muy bonito que sea, así tenga “funcionalidades nunca antes vistas“, se trata de un dispositivo que sirve para hacer y recibir llamadas telefónicas, que entra a competir en un mercado dominado por gigantes como Nokia, Motorola y Blackberry, empresas con muchos años de experiencia en un negocio en donde Apple apenas incursiona.

¿Cual fué la defensa de Apple?

Diferenciación. El iPhone no se ofrece como un smart-phone, ni como una herramienta de negocios, es un “dispositivo completamente nuevo, es un iPod, un gadget para navegar y un teléfono”, es por lo tanto, mas que un “simple” teléfono móvil.

Así también, buscaron ofrecer un servicio al cliente que rompiera con el esquema tradicional al que nos tienen acostumbrados las empresas de telefonía móvil.

El proceso de compra del iPhone será sencillo. Tomas la caja y te lo llevas a tu casa. De esta forma Apple permite que el usuario tenga el placer de abrir por sí mismo la caja donde viene su preciado juguete. ¿Y como lo activo? ¿Cómo escojo el plan? Fácil. Apple ha dispuesto que este procedimiento se hará a través de la Internet, via iTunes.

En Apple sabes cómo hacer que todo el mundo hable de ellos

Todos vemos en Apple una compañía creativa, revolucionaria y con mucho estilo. Independientemente de que esto sea cierto o no, se trata de una imagen que con mucho esmero y paciencia han construido apoyándose en la evangelización de sus fieles (y fieros) usuarios.

En los ochentas, cuando Steve Jobs volvió a la compañía que ayudó a fundar y de la cual fué despedido por su junta directiva, encontró a Apple en el peor estado imaginable: Su participación en el mercado era ínfima, muchos de sus mejores empleados hacían parte de otras compañías (como Microsoft), reportaba grandes pérdidas anuales e incluso había surgido la opción de vender la compañía.

Ante la poca participación en el mercado surgió la campaña “Think Different”, para mi, uno de los grandes hitos de la publicidad en nuestros días, ya que transformó una debilidad (los pocos usuarios maqueros) en su factor diferenciador: Somos pocos pero somos diferentes, somos creativos y revolucionarios, nuestros usuarios son especiales.

Apoyados en una serie de impresos y videos realmente hermosos lograron captar la atención del público. No ofrecían directamente sus computadores, vendían el beneficio: Usa un Apple, marca la diferencia tal y como lo han hecho Ghandi, Jim Henson o Picasso.

El computador fabricado por Apple dejó de ser una simple herramienta para convertirse en un elemento con una fuerte carga emocional para sus usuarios: Eran poseedores de un objeto que los diferenciaba de los demás.

Apple convirtió sus productos se convirtieron objeto de culto

Cuando lanzaron su primera serie de iMacs, el mundo quedó fascinado con ellos: Era la primera vez que un computador incluía formas redondeadas y colores diferentes al aburrido beige.

Los computadores eran ahora un objeto decorativo del cual sus poseedores se sentían orgullos. ¿Y quien no iba a estarlo? Su computador era completamente diferente al de todos los demás, tenía espíritu, era especial para sus propietarios.

Tanto es así que a partir de ese momento vimos en muchas series de televisión y en varias películas cómo los personajes principales tenían un computador Apple. Recuerdo en especial una serie (creo que era la primera temporada de 24), donde los “buenos” tenían computadores de la manzana, mientras los “malos” tenían simples y “aburridos” pcs.

De nuevo el elemento emocional.

Cuando salió el iPod ocurrió lo mismo. Analicemos un detalle distintivo: Los audífonos de color blanco. Cuando por primera vez nos cruzamos en la calle con una persona que los llevaba puestos, captaron nuestra atención de inmediato: ¿Porqué tenían unos audífonos de ese color? ¿Por que esa persona al igual que muchos tenían los mismos audífonos blancos?

Algo tan simple como el color en un accesorio se convirtió en una herramienta de mercadeo. Donde veíamos unos audífonos de ese color, los relacionábamos inmediatamente con el iPod. Su color se convirtió en uno de los factores diferenciadores.

Luego llegó la masificación

Actores, políticos, gente que tiene muchos seguidores o fanáticos empezaron a usarlos, por lo que para muchos surgió el deseo de tenerlos también, ya que se sentirían que hacían parte de esa comunidad.

El carácter de exclusivo o de cool de “la comunidad de los audífonos blancos” llegó a extremos un tanto estúpidos, como cuando surgieron comentarios por las imágenes de un tipo “tan poco cool” como George Bush usando un iPod.

…Pero no nos olvidemos de Steve Jobs

Se trata de uno de los personajes mas odiados pero también religiosamente seguidos en nuestros días. Es el gran impulsor y el orientador del casi culto a Apple.

El fanatismo que lo rodea mi impresiona, tanto que en muchas ocasiones roza peligrosamente lo caricaturesco, como ocurrió con la presentación del iPhone, hace 6 meses.

Steve Jobs es un maestro para las presentaciones públicas, no solo en su parte visual (me declaro ferviente seguidor del estilo de sus diapositivas) sino también en la forma en que maneja a su antojo a los asistentes de sus charlas.

La forma de desenvolverse ante una audiencia da muestras de seguridad y confianza en productos que el mismo supervisa en su creación (donde Jonathan Ive dirige el equipo de diseño)

Jobs acuñó la frase “una cosa mas” para promocionar al final de la charla el gran lanzamiento de la noche. Así lo hizo con los iMacs, el iPod y por supuesto, el iPhone.

Cada presentación es cubierta por miles de reporteros formales y millones de bloggers fervientes.

Ahi esta su encanto.

Los bloggers se convirtieron en los jefes de prensa de Apple, quienes son manipulados a su antojo por Jobs y Apple: En ocasiones les da algún detalle revelador, los usa para crear falsos rumores y a quienes detecta con algún peso sobre la comunidad de la Internet les da “muestras gratis”, como es el caso de los primeros bloggers en recibir el famoso iPhone.

Así controla la opinión, con los rumores crea controversias y nos pone a todos a hablar al respecto.

iPhone es hoy, una de las palabras mas buscadas en Google

Se crea por lo tanto el fenómeno del “bus ganador“: Todos queremos estar con el ganador, con el que es mas popular.

¿Un ejemplo? Cuando estamos en épocas electorales, las encuestas se convierten en los mejores aliados de los candidatos políticos que las lideran: Algunas personas deciden su intención de voto con el criterio de que no quieren “botar su voto”, por lo que eligen al candidato que encabeza los sondeos de opinión.

Todos quieren subirse al bus del mas popular.

Podemos aplicar el mismo concepto para analizar el mercadeo del iPhone: Cuando vemos que (casi) todos los bloggers dedican su espacio para hablar de el, debe ser por algo, ¿no?; Si antes de salir a la venta ya tiene muchos fanáticos debe ser porque es bueno, ¿no?

Lo mismo ocurrió con el iPod. En el mercado puedes encontrar muchísimas opciones mejores que él, con mejor calidad de sonido, mas económicos y con una mejor batería… pero muchos lo tenemos porque es el producto mas popular, es duro reconocerlo, pero nos dejamos llevar por las inmensas minorías

Y en eso, Apple es un experto.

p.d. Mañana sale a las 6pm el dichoso iPhone. Me imagino las alabanzas y los desencantos, opiniones y comentarios corriendo en miles de feeds, que sin importar su contenido, harán que Apple sea el gran beneficiario de los mismos.

Explore posts in the same categories: Apple, iphone, R/W Web - Web 2.0, vida-e, Web2.0

One Comment en “Ellos si que saben vender!”

  1. Patton Says:

    Pues muchos duros, no tenía idea.

    No se si me haya insensibilizado o qué … pero nunca me ha llamado la atención tener un aipó. Primero porque no lo necesito, y segundo por lo que usted dice: hay mejores opciones.

    Muy buen post, muy instructivo y digno de ser copy-pasteado por algún estudiante mediocre para alguna tarea.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: