Ni el Tour ni el ciclismo han muerto

Ni tampoco esta en cuidados intensivos, como muchos creen.

Todos hemos leído que las sonadas expulsiones del Tour de varios ciclistas al ser detectadas sustancias o comportamientos que pueden inferir el uso de sustancias prohibidas, son razón suficiente para afirmar que es necesario acabar con el Tour o al menos, suspenderlo por unos cuantos años.

No lo creo así.

Para empezar, se han detectado varios casos de doping en el ciclismo simplemente porque se trata de uno de los deportes con mayor control y vigilancia por el uso de estas sustancias.

La ecuación no es ciclismo = doping sino mas bien (y tristemente) deporte competitivo = doping.

Actualmente, la UCI (Unión Ciclística Internacional) ha establecido una serie de controles y medidas preventivas bastante exigentes para controlar el uso y abuso de sustancias prohibidas. Por esta razón fue que decidieron expulsar a Michael Rasmussen. Hasta el día de hoy no se le ha detectado el uso de ninguna sustancia prohibida. Rasmussen fue apartado de su equipo por “sospecha”, ya que no acudió a una serie de controles previos a las competencias.

Rasmussen era el seguro triunfador del Tour y fué apartado por su propio equipo cuatro días antes de vestirse con el “maillot” amarillo en los Campos Elíseos

¿El tour esta muerto?

¡No!

Por el contrario, está demostrando su compromiso con el control del doping

¿En que deporte internacional expulsan al seguro vencedor?

En ninguno. Le explicaba a un amigo que lo sucedido con Rasmussen era como si expulsaran a un equipo de fútbol que iba a jugar la final del Mundial. Asi de crucial fue la medida que se tomó en esta edición del Tour.

Y mientras en otros deportes hemos sido testigos de comportamientos anti deportivos y de abuso de sustancias de todo tipo sin que se castigue ejemplarmente a estos personajes, cuando un ciclista es declarado culpable por el uso de sustancias prohibidas, prácticamente es condenado al exilio deportivo: Son despedidos por sus equipos, suspendidos por varios años de la actividad deportiva e incluso, es la policía quien les notifica el positivo mientras lo conducen a una carcel, pues en Europa, el dopaje es un delito. ¿Se imaginan si eso hubiera pasado en un mundial de futbol donde se descubrió que cierto famoso futbolista había usado e***ri** y c***i** durante los partidos del mundial?

Ahora bien, se preguntarán muchos, ¿Porqué un ciclista decide atentar contra su vida y futuro deportivo empleando una sustancia prohibida?

Creanme que la respuesta no es sencilla y tampoco podemos encontrar una verdad absoluta.

Hago ciclomontañismo desde cerca de 15 años y por cerca de 8 o 9 años participé en competencias nacionales y regionales.

Fue en ellas donde conocí de cerca al doping y tristemente fue a través del papá de un niño, quien me ofreció “unas medicinas españolas que eran muy buenas para mejorar mi rendimiento“. Su mejor argumento de ventas era el hecho que estaban siendo consumidas por su propio hijo, quien acababa de ganar la carrera en su categoría.

Esta bien, voy a satisfacer su curiosidad. Si, en una ocasión usé una sustancia prohibida: e***ri**.

No lo hice por la presión de un patrocinador o el equipo, sino porque un amigo médico me la recomendó para montar mejor (unos cuantos meses después de mi primer encuentro). Esa fue mi razón. ¿Los efectos? Impresionantes: Era como si tuviera cuatro pares de pulmones, pesara 20 kilos menos y fuera la encarnación de superman.

Por temor a los controles, no consumí la sustancia en una carrera, lo hice en un chequeo (es decir una competencia de mentiras) y viví todo el ciclo de consecuencias: Primero era superman y después me quería morir del “guayabo” tan impresionante y doloroso que me produjo. En resumidas cuentas, lo que no me dolió durante tres horas de esfuerzo, lo padecí potenciado a 1000 durante una semana completa.

Todos y cada uno de mis musculos y articulaciones me dolían profundamente, me sentía atontado y con pesadez mental. Claro, estaba padeciendo las consecuencias, las cuales podría haber evitado si hubiera consumido otra sustancia… pero no lo hice, primero porque me di cuenta que las secuelas pesaban y segundo porque mi bolsillo de adolescente no daba para tanto (¿o ustedes se imaginan pidiendole a sus padres un buen dinerito para comprar pepas?)

Por lo tanto y dada mi propia experiencia, puedo decir que:

Uno no llega al doping por mera curiosidad. No se puede llegar a una farmacia para decirle al tipo: “buenas, deme e***ri**”. Hay compañeros deportistas y médicos que conocen muy bien estas sustancias y sus efectos.

Se necesita dinero. Si creen que una coca-cola con una aspirina es la máxima expresión del doping les cuento que es totalmente falso. Estas sustancias son muy costosas y requieren a su vez del consumo de otro tanto para permitir un “buen uso y aprovechamiento” de las mismas, por lo que necesitas de una buena billetera para hacerte a esos gusticos.

Los patrocinadores influyen, claro esta. Nunca vi que a un equipo los mismos patrocinadores sufragaran estos costos, pero si vivi la presión de algunos por obtener resultados “a como diera lugar”, pues lastimosamente sólo recordamos al que gana.

Los medicos y mas de un “experto” tienen un alto grado de culpa. ¿Cómo creen que nacen las drogas y técnicas mas famosas? Creanme, no es por la ávida curiosidad de un joven atleta que decide probar todo el botiquín de la casa. A ellos también deberían perseguirlos con la misma voracidad.

El doping, como cualquier fármaco es peligroso si se utiliza en exceso. Desde problemas y lesiones musculares como la sufrida por un amigo al consumir n*******na hasta súbitos ataques de malgenio y neurosis… Igual, pasa lo mismo si te excedes con las vitaminas o si coges el gatorade como refresco (por cierto, desde hace 4 años no tomo un gatorade… es malísimo)

Muchos de los que hablan (y en especial los comentaristas) no tienen idea sobre lo que padece un deportista. Es muy fácil criticar y desprestigiar el esfuerzo humano, pero me gustaría que todos conociéramos el sacrificio tan impresionante al que se someten nuestros deportistas de alto rendimiento. Yo lo viví y no lo soporté.

Eso de entrenar 4 o 5 horas diarias, sin importar el clima o mi estado de ánimo, con una estricta dieta, con rutinas de ejercicio adicionales era mucho para mi volátil voluntad de adolescente. No pude con ello, simplemente no pude con semejante sacrificio.

Por eso, cada vez que veo a un deportista ganar una medalla en los Panamericanos, a un parcero coronarse como Campeon Latinoamericano de DH o a Mauricio Soler escalar los pirineos para ser el Rey de la Montaña, veo el sacrificio y las miles de lágrimas que tuvieron que soportar en silencio, por las frustraciones ante el casi nulo apoyo, las tristezas de ver que para los periodistas solo existe el fútbol y las frustraciones de triunfos que solo le importan a las inmensas minorías.

¿Qué hacer entonces?

La prohibición total es buena, pero la línea entre lo que es legal e ilegal es muy tenue. Si tomas e***ri** te vas a sentir como supermán, pero así mismo, si te inyectas(n) complejo-b e incluyes aminoácidos en tu dieta, puedes soportar una carga de entrenamiento muy fuerte.

¿Dónde esta la diferencia? Los efectos de las sustancias consideradas como doping son casi que inmediatos, las sustancias “licitas” requieren de mas tiempo dentro del organismo, pero ambas mejoran el rendimiento natural del cuerpo humano.

¿Porqué prohibir algunas sustancias? El ideal de mente sana en cuerpo sano y de un deportista impoluto se quedó sólo en eso.

Desde la primera justa “de verdad” el hombre buscó herramientas y formas para ganarle a los otros. Recuerdo que en una de las primeras olimpiadas modernas de la historia, un atleta “descubrió” que cubrir su cuerpo en aceite iba a mejorar su desempeño. Obviamente estaba en un grave error, pero eso sólo lo descubrieron cuando el pobre murió víctima de su invento.

Mi punto esta en que el acceso a estas sustancias es lo que limita su consumo.

La tecnología cuesta y esto es lo que marca la diferencia.

Si la UCI y el COI decidieron limitar el avance tecnológico en las bicis de competición para buscar una competencia mas “justa” creo que con el doping esta sucediendo algo similar.

Esa es para mi la única y gran verdad que puedo usar como conclusión. El asunto del doping no esta en lo pecaminoso de la conducta sino en que se trata de una competencia tecnológica a la que solo unos pocos pueden tener acceso.

El asunto esta ahi y así como los europeos después de las palizas que les propinaron Luchito y Fabio Parra tuvieron que contratar gregarios latinos y rediseñar sus bicicletas, ahora ante la impresionante experiencia de médicos y científicos puesta a disposición de unos pocos equipos que tienen los recursos suficientes para pagar sus honorarios, solo podemos pedir que otros deportes tengan adopten los mismos controles que diseñó la UCI.

Es casi un hecho que veamos miles de casos de dopaje, pero estaríamos mas cerca de un triunfo fruto del esfuerzo del deportista y no de un laboratorio farmacéutico.

p.d. Los asteriscos tienen su razón de ser. Créanme que lo último que quiero es dar a conocer nombres de sustancias ilícitas.

Explore posts in the same categories: Personal, Sobre dos ruedas, tour de france

6 comentarios en “Ni el Tour ni el ciclismo han muerto”


  1. A mí la competencia me parece muy chévere, pero también me parece medio inhumano el esfuerzo al que someten a los corredores, no se si las etapas son muy largas, o muy pegadas las unas de las otras, en fín, pero sí es tremendo y loable el esfuerzo de esa gente.

    Y también es cierto que más deportes deben tener casos que no se ventilan, pero no se sabe. Lastimosamente, como en todo, lo que manda en últimas es el interés comercial.


  2. El comentario anterior es mío, quedó así por algún cookie de este browser.

  3. Patton Says:

    Otra conocida secuela del doping es el cáncer de testículo.😉

    Por eso sostendré siempre que la retirada de Armstrong fue en el momento justo antes de que se dieran cuenta. Superman my ass.

    Y muy triste lo que dice. Ojalá el resto de los deportes asuman el compromiso de la UCI.

  4. leopineda Says:

    personalmente creo que un triunfo obtenido gracias a ayudas externas a las propias habilidades no es un triunfo. compito desde hace un par de años y aunque nunca he sido un deportista de alto rendimiento me satisfacen los logros (aunque pequeños) que he obtenido sin haber utilizado nunca una sustancia en mi cuerpo. tarde o temprano el cuerpo pasa la cuenta de cobro por ese tipo de abusos.

  5. mónica Says:

    hola Carlos,
    vivo en Cali y quisiera saber cómo se forma o mejor dónde, si quiere ser Arquitecta de la información.
    gracias y saludos,
    Mónica


  6. ¿no creen Para este fin el cuerpo produce entre 30 y 40 sustancias como la cortisona y algunas que evitan la formación de caculos renales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: